Errores más comunes que cometen las novias

El día de tu boda es uno de los más especiales de tu vida, y uno de los que acapararás más protagonismo. Por lo que debes cuidar tu estilismo y evitar estos errores que te contamos.

Sobre todo, para que no te arrepientas de tu look nupcial cuando luego te veas en las fotos. Piensa que con el tiempo cuando quieras recordar ese día tan maravilloso y acudas a ellas, tienes que reconocerte y gustarte.

Cuidado con:

Maquillaje y peinado que no favorecen
Un maquillaje y peinado no profesional puede arruinar tu look nupcial. Para ese día tienes que estar perfecta y aunque tengas mucha destreza peinándote y maquillándote, el día de tu boda no lo hagas, los nervios te pueden jugar una mala pasada. Ese día es para ti, para que disfrutes, así que déjate mimar. Lo mejor es que te pongas en manos de profesionales hablar con ellos sobre cómo es tu vestido de novia, cómo te imaginas ese día, ideas que te hayan gustado, y que ellos te asesoren. Eso sí, tú debes tener la última palabra porque tienes que sentirte tú misma con el resultado final. Si nunca llevas el pelo recogido, no optes por él porque te verás rara. Si eres de maquillarte con colores intensos, no escojas un maquillaje demasiado natural, opta jugar con tonalidades nudo y un delineado sutil, sin arriesgar demasiado pero sí un maquillaje acorde a tu personalidad, así cuando te veas en las fotos te reconocerás. Para ello, las pruebas de peluquería y maquillaje son fundamentales.

Y por supuesto, no cambies de look días antes de la boda, imagina que no te gusta el resultado y debes casarte así.

Vestido de novia demasiado ajustado
Puede causarte malestar físico. La mayoría de las novias suelen perder peso con los preparativos de la boda, aunque también las hay que cogen unos kilitos de más, por eso es fundamental la última prueba. Un vestido demasiado ajustado no resaltará tu figura, y estarás incómoda. Debes elegir un vestido de novia fiel a tu estilo para no sentirte disfrazada el día de tu boda. Déjate asesorar por nuestras profesionales, habla con ellas sobre tu estilo, y te recomendarán los modelos que más te favorecerán.

Piel descuidada
Aunque tú no lo percibas, los desvelos que produce la organización de tu boda unido al estrés y el trabajo pasan factura a tu piel. Si no tienes una rutina de limpieza facial diaria, además en los días previos no realizas una alimentación adecuada, tomas poca agua, no haces ejercicio y los momentos de relajación el día de tu boda parecerás cansada, y tu rostro estará apagado y hasta sucio. Así que, déjate mimar y en los meses previos a la boda, acude a algún experto en estética para que te recomiende un tratamiento adecuado para tu piel.

Realizarse un blanqueamiento dental
En un día en que tu sonrisa será protagonista, habrás pensado en realizarte un blanqueamiento dental. Los profesionales recomiendan hacerlo dos meses antes de la boda, ya que uno de los efectos secundarios más habituales es la sensibilidad dental que genera dolor y molestia. Para que los resultados sean duraderos evita los alimentos y comidas que puedan teñirlos como las cerezas, la remolacha, la salsa de tomate o bebidas como el té o el café

Demasiado bronceada o con marcas
A la mayoría de las novias les gusta estar bronceadas para el día de su boda porque es indiscutible que un bronceado bonito resalta la belleza femenina. Pero hay que tener cuidado en cómo hacerlo, una cosa es tomar un poquito el sol tomando todas las precauciones de protección de la piel, y otra cosa es hacerlo en cabinas de rayos UVA, en las que el resultado es poco natural y podemos pasarnos. ¡Ojo en cómo tomamos el sol y las marcas que nos pueden dejar!

Zapatos incómodos
Si normalmente, cuando vamos a una fiesta, buscamos calzar un zapato cómodo para disfrutar y no sufrir por el dolor de pies, el día de tu boda, este Tip es fundamental. Imagínate con ampollas en los pies en el día más especial de tu vida. Recuerda amoldarlos con tiempo para que se ajusten a tu forma de caminar, en casa te lo pones un ratito cada día y así ambos os acostumbráis. Puedes optar también por un segundo par de zapatos, tipo zapatillas de esparto con cuña para lucirlas cuando vaya llegando el fin de fiesta.

Olvidar un kit de emergencia
Días antes de la boda prepara una bolsa de aseo en la que incluyas desodorante, perfume y un set de maquillaje con lápiz labial, colorete y rímel. Los nervios, el flash de la cámara, los abrazos, pueden hacer que tu cuerpo desprenda mal olor pasadas unas horas y que el maquillaje se deteriore. Te puedes dar un respiro, ir al baño y retocarte cuando más te apetezca.

Por todo ello, te recomendamos que no trates de sorprender con un un peinado original, un maquillaje innovador o un vestido diferente a tu estilo. Como te hemos comentado antes, la idea es que, cuando pase el tiempo y disfrutes de las fotos de vuestra boda, te reconozcas. Disfruta mucho de los preparativos y del día de tu boda siendo tú misma.

00

Deja un comentario